Páginas vistas en total

martes, 30 de julio de 2013

CAIDA DE LOS TOROS

 
David Mora, ve como se derrumba el toro. (Foto de Paloma Aguilar)
 
Me envía mi malagueño amigo Juan Galacho, a quien yo llamo cariñosamente: “Ratón de Hemeroteca”, un artículo publicado en el año 1.960 en la revista taurina “Burladero” firmado por el veterinario, Francisco Abad Boyra con el título: “Causas que influyen en la caída de los toros de lidia” y que después de leerlo me doy cuenta de que algunas de las causas que el veterinario apunta, las he comentado yo en muchas ocasiones y en distintos foros. Las causas que el veterinario apunta son: ALIMENTACION, EDAD, ENFERMEDADES, TRANSPORTE, LIDIA, PUBLICO Y PRENSA.
Con respecto a la alimentación, el veterinario comenta que al haberse reducido la extensión de las dehesas, los ganaderos se ven en la necesidad de alimentar a los toros con piensos, han conseguido que los toros desarrollen antes y tengan un exceso de grasa, que les hace blandos y fáciles a la congestión durante la lidia. Para paliar este defecto en la alimentación, los toros deben hacer mas ejercicio, pero al tener menos espacio, el ejercicio no es suficiente.
De las enfermedades y el transporte, Abad Boyra, comenta que existen parásitos y enfermedades que solo son descubiertas a “Toro pasao” en el matadero, además de los traumatismos que pueden ocasionarse durante el transporte, los toros pueden dañarse la columna vertebral al moverse, en el cajón de transporte e intentar salir de ese reducido espacio y sobre todo si el toro es lidiado el mismo día en que ha sido transportado, sin guardar los cuatro días necesarios para que se reponga.
De la lidia, D. Francisco, dice que los burladeros, recortes, la suerte de varas mal ejecutada y el peto, con el estribo incluido, añado yo, son las principales causas que provocan la caída de los toros.
Sobre el público, voy a citar textualmente lo escrito por el veterinario:”…por premiar al torero que lo hace con el toro que se cae agotado y no reconoce la labor llevada a cabo por los buenos lidiadores cuando ha sido hecha por un toro de poder, resistencia y nervio, y critica y censura su labor artística sin pararse a aquilatar el principal elemento de la fiesta, que es “el toro”….”
La prensa es también culpable con este argumento, entre otros: ”La “Prensa” debe de tener en cuenta la calidad artística de lo anunciado y pregonado, que generalmente repercute en señores que piensan recoger el fruto de lo anunciado”. En referencia a los toreros que no saben lidiar y que llevan una poco dilatada trayectoria profesional.
Verdaderamente, el artículo de Abad Boyra, podría haberse escrito ayer mismo, con lo que queda demostrado que no hemos avanzado o incluso hemos retrocedido, si añadimos además de las fundas, alguna que otro tropelía.
 

viernes, 19 de julio de 2013

TRISTEZA

El 16 de mayo fue un día triste por varias razones. La primera con la que me despache ese día vino a través de mi amigo y compañero de andanada Gregorio Lujan. Nos encontramos en un bar de los alrededores de la plaza, que normalmente frecuentamos y me entrego, como todos los años, el Cuento Taurino que edita la Galería Cerdán de Talavera, con la siguiente frase: -“Este es el último, la crisis está acabando con todo” La Galería Cerdán, que regenta Manolo Cerdán, una de las personas más generosas, altruistas y con más amor a los toros que puedan existir, que ha estado sufragando estos cuentos taurinos desde hace diez años, tenía que abandonar el proyecto que con tanto cariño llevaba adelante desde hacía diez años. El primer cuento fue publicado en el 2003 con el título: “Africano” escrito por Juan Carlos Coll y ha terminado en el 2013 con el titulo: Africano, El Retorno”, también escrito por Juan Carlos Coll, paradójico final, por lo de “El Retorno”, para poner el broche de cierre a la publicación de los citados cuentos taurinos. Es una pena, que después de diez años de publicaciones, donde han escrito además del citado Juan Carlos, Marilén Barceló, socia de honor de la Peña Los Areneros, y otros siete escritores y escritoras más, que nos han deleitado con sus historias. La tristeza es grande, porque siempre que algo taurino se destruye, duele en el alma, como algo propio, pero duele en este caso mucho más, porque acaba el esfuerzo de un hombre bueno, de un hombre generoso que siempre ha estado y está a disposición, para todo aquello que huela a taurino. La crisis que todo lo puede no perdona a nadie, ni siquiera a aquellos que lo han dado todo, que han puesto cariño, ilusión, tiempo y dinero. Me imagino que Manolo Cerdán estará mal, seguro que triste por no poder seguir adelante con este proyecto que tanto le ilusionaba y al que dedicó tanto esfuerzo. Ahora y en estas circunstancias, creo que es el momento, de que los amigos, conocidos y gente de bien del toro, le demos un homenaje, para hacerle saber que estamos con él, que la crisis no ha vencido, que solo es un alto en el camino en su proyecto y que no está solo, que muchos de nosotros estamos a su lado, siendo solidarios, como Manolo Cerdán, lo ha sido con nosotros. Amigos de las tertulias de Talavera, manos y a la obra y por supuesto que podéis contar conmigo. La segunda tristeza, me la dio, mi Morante de la Puebla. Ese día me levante convencido de que el de la Puebla, iba a derramar el perfume que tiene y atesora, pero no tuve en cuenta dos elementos: Uno que mi Morante tiene dos facetas, la del perfume y la del guano. Ese día 16, salió la cara del mal olor. La segunda y quizá más importante es que ese día, los toros eran de Juan Pedro Domecq y eso marca mucho. Puede ser, que Morante trajera el frasco de las esencias en el chaleco, pero si los toros “artistas” salen como suelen salir, no hay manera de ese frasco se derrame en el ruedo. Pensándolo bien casi tenemos que agradecer que Morante, fuera breve y nos aliviara de pasar más minutos de los debidos y acabar más aburridos que un caracol en un arenal.